México: ¿La tercera es la vencida para López Obrador?

Indignación con Trump fortalece a AMLO de cara a las presidenciales 2018. El dirigente de Morena lo sabe y lo aprovecha.

 

“La tercera es la vencida” es sin duda la esperanza de Andrés López Obrador ante las próximas elecciones presidenciales 2018.  

 

Un momento histórico y para nada despreciable, juega a favor de este dirigente político a condición de saberlo utilizar. En estos momentos o corres o te encaramas, pero lo que resulta impensable es llegar a “no hay quinto malo” que presupondría dos derrotas más si los refranes populares no lo acompañan.

 

 

Observando con detenimiento las acciones de esta figura política, podemos rescatar 3 principales razones que favorecen a AMLO como el más presidenciable de cara al 2018:

 

1. El estallido de lo inesperado

 

Es innegable coincidir en que el mundo está cambiando, y fiel prueba de ello lo fue el pasado año 2016 donde se tomó ciertas decisiones políticas inesperadas para muchos: El no a la paz en Colombia, el peor año electoral en la historia del PRI, la salida de Inglaterra de la Unión Europea, y Donald Trump electo como el nuevo presidente electo de los EU. Sin duda alguna, todos estos eventos están definiendo una tendencia del voto popular en contra del establishment político, y esto se debe a varios factores: la desigualdad generada por la globalización, el descontento con la corrupción política, y el surgimiento de las redes sociales.

 

2. A falta de PAN, buenas son las tortillas

 

En el PAN pueden estar conscientes de esta oportunidad, pero aún no se ponen de acuerdo en quién encabezará las elecciones en 2018.

 

Esta incertidumbre no permite que toda la maquinaria del PAN se ponga a trabajar en función de un personaje y así desde ya posicionar a su candidato con acciones concretas que les permita mostrarse como la primera opción ante los mexicanos.

 

Margarita Zavala aunque se ha manifestado contra el odio que genera Trump hacia los mexicanos, no ha realizado acciones concretas de fuerza que la catapulten como la posible líder del partido, o en su defecto de los mexicanos.

 

Por su parte Ricardo Anaya ha copiado la iniciativa de AMLO de dar una gira por EU incluyendo una charla muy interesante que dio en la Universidad George Washington, la cual les adjunto abajo porque no tiene desperdicio. Y bien, posteriormente una visita a Merkel que bien le ha atraído buenos comentarios.

 

En este sentido, Andrés López Obrador está llevando a cabo una serie de acciones estratégicas, las cuales comentaré más adelante, que podrían llevarlo a ser, según el ojo del elector, la opción más prudente de cara al 2018.

 

 

3. El PRIncipio del final

 

Tras la gran derrota del PRI en las elecciones del 2016; la decreciente popularidad de Enrique Peña Nieto; la esperanza frustrada en Eruviel para el Estado de México; y el posterior aumento de los precios de la gasolina, son algunas de las razones más destacadas por la cual el Partido Revolucionario Institucional empieza un camino, aparentemente sin retorno, a un desenlace poco favorecedor para los comicios del 2018.

 

El dirigente de Morena, al parecer tiene todo a su favor: la carta del cambio, el tiempo de campaña, pero principalmente el hartazgo y la preocupación de todos los mexicanos ante las amenazas y medidas ya tomadas por Trump.

 

Sin embargo, es importante destacar que estas situaciones meramente contextuales, no tendrían validez por sí solas si no se es capaz de ver la oportunidad y crear una estrategia que le permita aprovecharla con éxito. 

 

Ahora bien, Andrés López Obrador sí que la está aprovechando, veamos algunos puntos interesantes de su estrategia  en este largo camino a la presidencia mexicana:

 

 

El que esperar puede, alcanza lo que quiere

 

Los ánimos estuvieron muy caldeados en México durante toda la campaña de Trump, el pueblo mexicano se siente ofendido y humillado por los comentarios, amenazas e improperios hacia ellos por parte del ocupante de la casa blanca. Aunado a esto, hubo ciertos desaciertos por parte del gobierno mexicano, como fue la invitación del mandatario estadounidense a estas tierras, creando un sentimiento de impotencia y hartazgo en los ciudadanos por tener que recibir en su país a quien los ha maltratado públicamente sin piedad.

 

Este acto, ha mermado un poco más la popularidad de Enrique Peña Nieto y al mismo tiempo ha abierto las puertas para quien quiera aprovechar este fallo del gobierno y capitalizar el malestar ciudadano a su favor.

 

AMLO, quien esperó en silencio los resultados electorales de Los Estados Unidos, no hesitó a la hora de comparecer en sus redes para capitalizar ahora sí, el malestar de su gente. Su mensaje fue sencillo y claro: Llamar a la calma, a no desesperar ante los acontecimientos, brindando así un poco de esperanza a los mexicanos: “No hay motivo de preocupación con el resultado de las elecciones en Estados Unidos, no hay que olvidar que México es un país libre, independiente y soberano. No es una colonia ni un protectorado. No depende de ningún gobierno extranjero. Hay que tener calma”. También indicó que independientemente de quien gobierne EU: “no habrá problemas mayores porque haremos valer nuestro derecho a la soberanía”.

 

López Obrador ha dado así su primer paso a posicionarse como el más “presidenciable”, no en vano una encuesta realizada por el Financiero a nivel nacional a pocos días de las elecciones en EU indicó que para el 24% de los mexicanos el líder de Morena es el más apto para enfrentar al presidente electo de EU, situándose por encima de la panista Margarita Zavala, quien obtuvo un 17%, y del priista Miguel Ángel Osorio Chong, quien obtuvo 12%. Al mismo tiempo la encuesta revela que un 81% dice que Donald Trump es una amenaza para México.

 

 

La estrategia como plan de acción

 

Generar una estrategia efectiva necesita de tiempo para determinar un plan de acción basado en prioridades del día a día que permitan lograr determinado objetivo a largo plazo. El dirigente de Morena parece tener uno.

 

AMLO no solo envió un mensaje de calma a la nación ante los resultados electorales de Estados Unidos, sino que a los pocos días hizo publica su respuesta ante el primer mensaje del ocupante de la casa blanca, realizando un llamado al presidente EPN y a otras fuerzas políticas a suscribir un Acuerdo de Unidad Nacional en defensa de los derechos de los migrantes y de los intereses superiores de México.

 

El uso del viejo truco de encabezar un gran plan en pro de los ciudadanos e invitar a sumarse al resto de las fuerzas políticas, nunca es desdeñable. Pero como si no fuese suficiente, también dio a conocer su plan de acción a manera de decálogo, en el cual con gran contundencia prácticamente “aconseja” a EPN en cuanto a las acciones necesarias a llevar a cabo para el bienestar de México; lo inculpa de llevar una política pasiva y blanda; también lo acusa de ciertas acciones poco claras con respecto a política exterior, negocios y hasta finanzas, y como si no fuera suficiente, López Obrador también anunció una gira de 100 días por EU alegando los siguiente:

 

“Vamos al encuentro franco y generoso con ciudadanos del  país vecino, con pobladores de origen mexicano y de otras nacionalidades. Empezaremos a tener estos encuentros el 12 de febrero en Los Ángeles y, posteriormente, estaremos en Chicago, Phoenix, El Paso, New York, Laredo y San Francisco… Además Morena, dispondrá de 100 abogados y traductores en todas las ciudades fronterizas para iniciar la defensa jurídica de migrantes, así como acudir a instancias internacionales para demandar justicia y defender el principio moral de la fraternidad… Bajo estas consideraciones es que actuaremos en defensa de los derechos humanos de nuestros paisanos y de todos los migrantes del mundo. Esto implica la oposición a la creación del muro, a las deportaciones y a la toma de decisiones unilaterales y prepotentes en materia de libre comercio”

 

El dirigente de Morena no está perdiendo el tiempo. Con una estrategia clara de posicionarse como el único candidato que puede hacer frente a Trump, López Obrador va poco a poco abriéndose el camino para esta vez, porque la tercera es la vencida, lograr ser el próximo presidente de México.

 

¿Cómo saber que va por buen camino? Encuestas, apoyo mediático y ciudadano, pero lo más simple es que cuando se tiene un plan y además es bueno, tiende a replicarse, sino pregúntenle a Ricardo Anaya.

 

 

O corres o te encaramas

 

AMLO es muy hábil en el ámbito social. El dirigente ha capitalizado todo el malestar del pueblo mexicano a causa de ciertas decisiones por parte del gobierno mexicano, que más allá de calificar como buenas o malas, sí que han causado molestias en los ciudadanos.

No solo el tema “Trump” está en la agenda del dirigente de Morena, también lo está “El gasolinazo”, y definitivamente no desperdiciará ninguna situación que el gobierno de Enrique Peña Nieto le siga poniendo “bombita”.

 

¿La estrategia? Figurar como el único hombre capaz de resolver los problemas actuales de los mexicanos, y para eso no se necesita más que saber captar la oportunidad, desarrollar un plan de acción y ejecutarlo. En pocas palabras considero que reconocer la oportunidad no ha sido lo difícil, pero sí que muchos no la han sabido aprovechar; y mientras los demás aún corren, López Obrador se encaramó y va cómodo dando la cara ante un proceso, que de continuar Donald Trump perjudicando a México, puede llevarlo a la presidencia. En un tiempo averiguaremos si para AMLO, como dice el refrán, "La Tercera es la Vencida"

 

MATERIAL ADICIONAL:

 

Compartimos video de  interesante conferencia de Ricardo Anaya en en The George Washington University

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Los vaivenes políticos de América Latina

April 5, 2017

1/5
Please reload

Entradas recientes

July 18, 2018